Las nuevas tecnologías afectan negativamente a la salud

El impacto negativo que tiene el uso de las nuevas tecnologías en una persona, según los investigadores, es una enfermedad de adaptación. Una persona adicta a las tecnologías puede derivar en un problema muy común en la sociedad actual, el tecnoestrés.

Este tipo de trastorno puede surgir en personas que por su trabajo o actividades diarias, están en contacto con las tecnologías de la información y comunicación. Siendo claros, el uso de las tecnologías de la información y comunicación no genera estrés, pero existen muchos factores que intervienen como no tener habilidad para manejarlas o no están capacitados, esto puede influir en su personalidad y autoestima.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, un 52% de los usuarios de Internet de todo el mundo, padece algún tipo de conducta adictiva relacionada al uso de dispositivos tecnológicos. En México, por ejemplo, la Asociación Psicoanalítica Mexicana estima que un 2% de la población de entre 11 a 18 años, es adicta a la tecnología.

Aunque pueda parecer mucho, si comparamos estas cifras con las de Estados Unidos, que es un 40% o Taiwán, en el que un 80% de los jóvenes presenta esta adicción. Esta adicción es preocupante, ya que hace dos años, era de 0,5%.

En una encuesta que se hizo en México por la Asociación Mexicana de Internet, 65 millones de mexicanos tienen acceso a Internet, lo cual representa casi el 59% del total de la población. El 47% de estos encuestados, admitió que el uso de la tecnología había cambiado sus hábitos y estilo de vida de manera significativa.

En México, los usuarios se conectan a Internet un promedio de 7 horas y 15 minutos al día, principalmente para utilizar redes sociales. De esta manera es fácil que exista el tecnoestrés y puede generar en una persona síntomas como ansiedad, dolores de cabeza, musculares, irritabilidad, etc.

Las personas que utilizan tecnología, se pueden clasificar en cinco grupos según una profesora universitaria:

  • Personas que utilizan las nuevas tecnologías lo necesario.
  • Personas que aceptan y se adaptan a las necesidades que tienen.
  • Personas que disfrutan trabajando con las nuevas tecnologías.
  • Personas que han creado una dependencia a las tecnologías de la información y comunicación.
  • Personas que se resisten y rechazan totalmente las nuevas tecnologías.

Los tres últimos grupos son los que se ven más afectados por el llamado, tecnoestrés.